PANAMA ECONOMY INSIGHT MONITOR

Ayudándole a tomar decisiones en un entorno económico global
 
 

Wednesday, September 29, 2010

¿Es posible para Panamá lograr las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio?

En su discurso ante la Cumbre Mundial Sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en la ONU semana pasada, el Presidente de la República Ricardo Martinelli dijo que “Panamá avanza en el cumplimiento de los objetivos del milenio”, Dijo que para ello su gobierno “se ha planteado dos pilares: El primero, profundizando la inserción de la economía panameña en el contexto internacional; segundo, fortaleciendo las capacidades productivas y humanas, teniendo presente que esta última es el recurso clave.”

Los ODM nacieron como resultado de diversas cumbres internacionales celebradas durante la década de los noventa. Éstos se plasmaron concretamente en el año 2000, con la Cumbre del Milenio. En ésta se estableció un acuerdo global con metas e indicadores cuantificables para los compromisos firmados por los países. Se establecieron prioridades al año 2015, así como también las formas de medición para evaluar sus avances y magnitud de cumplimiento. Concretamente, los ODM, con lo que Panamá también está comprometido son los ocho siguientes:

1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre

2. Lograr la enseñanza primaria universal

3. Promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer

4. Reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años

5. Mejorar la salud materna

6. Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades

7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente

8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo

Cada uno de estos ODM tiene una meta o un conjunto de metas, entre las que se destacan las siguientes:

  • Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas cuyos ingresos sean inferiores a 1 dólar por día 
  • Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padezcan hambre.
  • Velar por que, para el año 2015, los niños y las niñas puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria
  • Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza antes de fines de 2015
  • Reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad de los niños menores de 5 años
  • Reducir, entre 1990 y 2015, la mortalidad materna en tres cuartas partes
  • Haber detenido y comenzado a reducir, para el año 2015, la propagación del VIH/SIDA
  • Haber detenido y comenzado a reducir, para el año 2015, a incidencia del paludismo y otras enfermedades graves
  • Incorporar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y los programas nacionales e invertir la pérdida de los recursos del medio ambiente
  • Reducir a la mitad, para el año el porcentaje de personas que carezcan de acceso sostenible a agua potable y servicios básicos de saneamiento.
  • Haber mejorado considerablemente, para el año 2020, la vida de por lo menos 100 millones de habitantes de tugurios
  • Encarar de manera general los problemas de la deuda de los países en desarrollo con medidas nacionales e internacionales a fin de hacer la deuda sostenible a largo plazo
  • En cooperación con los países en desarrollo, elaborar y aplicar estrategias que proporcionen a los jóvenes un trabajo digno y productivo
  • En cooperación con las empresas farmacéuticas, proporcionar acceso a los medicamentos esenciales en los países en desarrollo a un costo razonable
  • En colaboración con el sector privado, velar por que se puedan aprovechar los beneficios de las nuevas tecnologías, en particular de las tecnologías de la información y de las comunicaciones
En las áreas indígenas, la pobreza extrema es de un 58% de la población. El promedio nacional de la tasa de mortalidad infantil es de 12.2 por cada mil nacidos vivos (niños menores de un año). No obstante, la dispersión alrededor de este promedio es enorme. La Comarca Emberá, Kuna Yala y Ngöbe Buglé tienen tasas de mortalidad, que en algunos casos sobrepasan 30 por cada mil nacidos vivos. También presentan unas tasas altas las provincias de Bocas del Toro y Darién. 

Teniendo en cuenta que dicha tasa debe reducirse a un valor de 6.3 de aquí al 2015, estas comarcas y provincias se encuentran a años luz de la meta del milenio. Más cercanas a la meta sólo están las provincias de Panamá y Los Santos, la cuales muestran unas tasas por debajo de 10.

Las causas de muertes de los infantes menores de un año son registradas como parte de las “estadísticas vitales” que lleva el Instituto Nacional de Estadística y Censo. Un análisis de dichas causas revela sus correlaciones subyacentes con las variables de pobreza. Sobresalen entre dichas causas las enfermedades congénitas y enfermedades de presunto origen infeccioso. Muchas de éstas están estrechamente correlacionadas con el hábitat del infante en condiciones de pobreza extrema.

También se observa que algunos problemas sociales afectan la salud de la madre durante el embarazo. Por ejemplo, el consumo de droga, tabaco y alcohol por la madre embarazada en los barrios no indígenas más pobres.

La tasa de mortalidad infantil está asociada a pobreza, y por eso las tasas más altas corresponden a las provincias y comarcas más pobres. En este sentido, cualquier tipo de intervención orientada a erradicar la pobreza la pobreza extrema conduciría a reducir la mortalidad infantil.

Son las comarcas indígenas las que tienen las tasas más bajas de instalaciones de salud (hospitales, centros y sub-centros de salud, policlínicas y puestos de salud). Carecen de servicio sanitario, agua potable y un sistema adecuado de recolección de la basura. Hay una asociación positiva, en la cual a medida que aumenta la proporción de viviendas que carecen de servicio sanitario, agua potable y un sistema adecuado de recolección de la basura, aumenta la tasa de mortalidad infantil.

La intervención con base en estas variables sería de gran impacto en la reducción de las altas tasas de mortalidad infantil observadas en las comarcas y en las provincias de Darién y Bocas del Toro.

La tasa de mortalidad infantil del país muestra una tendencia descendente de tipo lineal desde 1990. No obstante, se requiere una caída más drástica para que se pueda lograr la meta del milenio.

Resulta obvio que el cumplimiento de la respectiva meta del milenio no se puede lograr bajo el actual estatus quo, se requieren coordinación de todas las entidades públicas y privadas involucradas y sobre todo compromisos explícitos en los presupuestos públicos, que lastimosamente es lo que nunca ha habido y si los hay, es tan bajo que casi no tiene impacto alguno.

En su discurso ante la Cumbre Mundial Sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en la ONU semana pasada, el presidente Martinelli dijo que “a su gobierno le toca garantizar que se cumplan, sin excusas (los objetivos del milenio), porque son esenciales en la política social” y seguirán avanzando hasta lograrlos. “Aun tenemos retos para alcanzar plenamente los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el 2015. Por eso debemos reforzar el combate contra la pobreza en las comarcas indígenas y en sectores rurales de baja productividad.”

No comments:

Post a Comment